joseph Priestley _________________________

Químico inglés

Edad Moderna 1710 - 1750

 

Nacido en Fieldhead, Yorkshire, el 13 de marzo de 1733.
Muerto en Northumberland, Pensilvania, Estados Unidos, el 6 de febrero de 1804.

Biografías - Joseph PriestleyPriestley en su juventud estudió idiomas, lógica y filosofía y demostró ser un estudiante prodigioso de estos temas, aunque nunca estudió las ciencias formalmente. A pesar de ello fue como científico en lo que alcanzó la fama.

Era hijo de un predicador Disidente y él fue más radical aún, ya que eventualmente se ordenó pastor Unitario. También era radical en política, defendiendo abiertamente a los colonos americanos que se pusieron en contra de la Corona británica. También estuvo en contra del comercio de esclavos y de cualquier tipo de fanatismo religioso. Uno de sus libros fue tan radical que hubo de ser quemado en 1785. Su sim­patía hacia los revolucionarios franceses le ocasionó el problema más grave de todos.

En 1766, en una de sus visitas rutinarias a Londres, Priestley conoció a Benjamín Franklin  que por entonces estaba en Inglaterra intentando en vano llegar a un ajuste de los impuestos de los colonos americanos. Parece ser que fue esto lo que le influyó para tomar una carrera de ciencias. Poco más tarde se quedó como párroco de Leeds y el hecho de que al lado hubiera una fábrica de cerveza constituyó una gran suerte desde el punto de vista científico. Bajo el consejo de Franklin había escrito una historia importante de la investigación en el campo de la electricidad pero ahora se había pasado a la química.

El cereal, al fermentar produce un gas cuyas propiedades estudió Priestley con interés y curiosidad. Notó que apagaba las llamas, pesaba más que el aire y se disolvía en agua en una cierta proporción. Este gas era el dióxido de carbono o «aire fijado» de Black.

Cuando Priestley disolvió el dióxido de carbono en agua, probó la solución descubriendo que era una bebida refrescante y agradable; hoy se llama agua de seltz o soda. Como quiera que solo necesitara la adición de azúcar y otros aromas para convertirse en la gaseosa de hoy, se le puede considerar como el padre de la moderna industria de bebidas gaseosas.

El interés de Priestley por los gases fue creciendo. Al principio de su trabajo con éstos, solo se conocían tres, a saber: aire, dióxido de carbono e hidrógeno y este último descubierto por Cavendish poco tiempo antes. Priestley hubo de hacer aumentar de un modo drástico el conocimiento de gases pues aisló gran número de ellos. Recogió gases a través del mercurio, que no se podían recoger sobre agua por ser solubles en ésta como lo eran el amoniaco y el cloruro de hidrógeno. Sus experimentos le dieron el honor de ser elegido miembro de la Academia de Ciencias de París en 1772.

En 1774 el mercurio que utilizó para recoger gases le llevó a su más importante descubrimiento. Al calentarse en el aire, forma una especie de escoria de color rojo ladrillo que hoy se llama óxido mercúrico. Priestley calentó un poco de esta escoria en un tubo de ensayo con la ayuda de una lupa que concentraba los rayos solares sobre éste y volvió a convertirse en mercurio, que apareció en forma de espejuelo brillante en la parte superior del tubo de ensayo.

Además se desprendía un gas que poseía unas propiedades muy peculiares. Las sustancias combustibles ardían en él más rápidamente que en el aire y con llama más brillante. Priestley que aceptaba la teoría del flogisto de Stahl dedujo que el nuevo gas debía ser muy pobre en flogisto y por ello aceptaba con tanta avidez el flogisto de la madera pues toda combustión a la que acompañara una pérdida de flogisto, se aceleraba. Priestley llamó al nuevo gas, «aire desflogisticado» porque un par de años antes Rutherford  había nombrado un gas de propiedades opuestas, «aire flogisticado». Unos años más tarde, Lavoisier  dio el nombre de oxígeno a este gas, nombre que aún conserva.

(De hecho, Scheele  había aislado este gas un par de años antes que Priestley. Pero no por su culpa, la noticia de este descubrimiento se publicó después de que Priestley publicara el suyo. Esta es la razón por la cual se le acredita a Priestley el descubrimiento del oxígeno.)

Priestley experimentó entusiásticamente con su aire desflogisticado. Descubrió que los ratones se volvían muy juguetones al respirarlo y él mismo se sentía «ágil y ligero» al respirarlo. Se imaginó que respirar su «aire» se convertiría algún día en un vicio menor entre los potentados. También se dio cuenta de que las plantas restituían el aire usado a su frescura original al «desflogisticarlo». (Hoy día decimos que las plantas devuelven el oxígeno al aire.) Esta observación fue más estudiada por su contemporáneo Ingenhousz.

Es casi un contraste añadir que Priestley le dió el nombre de rubber al actual subproducto de la savia del árbol sudamericano que La Condamine  había traído a Europa. Le dio tal nombre simplemente porque tal sustancia podía utilizarse para borrar la escritura a lápiz (to rub en inglés).

Los éxitos científicos de Priestley no fueron suficientes para hacerle popular entre sus paisanos. Los unitarios no eran demasiado populares entre gente de otras sectas ortodoxas, ya que el Unitarismo niega la divinidad de Cristo. Añádase a esto las simpatías de Priestley hacia los revolucionarios franceses cuyas hazañas tanto alarmaban a la opinión conservadora inglesa, y no sorprenderá las sospechas con que le miraban la gente en Birmingham, donde se había instalado en 1780.

El 14 de julio de 1791 algunos «jacobinos» de Birmingham partidarios de los franceses se reunieron para celebrar el segundo aniversario del asalto a la Bastilla. Una multitud furiosa reaccionó contra los jacobinos más conocidos de la ciudad y quemó la casa de Priestley. Logró escapar a Londres con su familia, pero no lo pasó mejor allí porque la gente huía de él como de un radical peligroso, sobre todo después de proclamarse la República en Francia, ajusticiar al rey Luis XVI y declarar la guerra a Gran Bretaña.

En 1794 reunió algún dinero y salió de Gran Bretaña para siempre, atravesando el Atlántico hacia la tierra de su viejo amigo Benjamín Franklin, que por aquellos tiempos ya era una nación independiente, los Estados Unidos de América, donde el populacho era por entonces antibritánico y profrancés y donde tuvo una calurosa bienvenida. Pasó en paz los últimos diez años de su vida y trabajó mucho para promover la causa del unitarismo en la joven nación.

______________________________________________________________________________________


 

   
 
Pontificia Universidad Javeriana Cali I Departamento de Humanidades I Historia y Filosofia de la Ciencia - HFC
email: tcs@javerianacali.edu.co