karl Wilhelm Scheele_____________________

Químico sueco

Edad Moderna 1710 - 1750

 

Nacido en Stralsund, Pomerania, el 9 de diciembre de 1742.
Muerto en Kóping, Vástmanland, el 21 de mayo de 1786.

Biografías - karl Wilhelm ScheeleScheele Pomerania ha sido provincia de Alemania durante la mayor parte de la historia (hoy es parte de la Alemania Oriental). En la época en que Scheele nació, pertenecía a Suecia después de la participación de dicho país en la Guerra de los Treinta Años de un siglo antes. Por esta causa, se puede considerar que Scheele es de ascendencia alemana y escribió en alemán normalmente. Sin embargo, hizo todo su trabajo de mayor en sueco y se le considera generalmente un químico sueco.

Pomerania ha sido provincia de Alemania durante la mayor parte de la historia (hoy es parte de la Alemania Oriental). En la época en que Scheele nació, pertenecía a Suecia después de la participación de dicho país en la Guerra de los Treinta Años de un siglo antes. Por esta causa, se puede considerar que Scheele es de ascendencia alemana y escribió en alemán normalmente. Sin embargo, hizo todo su trabajo de mayor en sueco y se le considera generalmente un químico sueco.

Era el séptimo hijo de una familia de once y por ser familia numerosa, el único medio de sostener a la familia era el que los hijos trabajaran desde pequeños. Karl Wilhelm hizo de aprendiz de boticario. En aquellos tiempos aquello podía ser tan bueno, contando con que el chico fuera vivo e interesado, como una educación universitaria de química, pues los boticarios se interesaban profundamente por los minerales y generalmente preparaban sus propias medicinas.

Scheele aprendió mucha química y se convirtió en un excelente boticario, pasando de establecimiento a establecimiento de mayor importancia cada vez, hasta que acabó trabajando en Estocolmo y Uppsala. (Más adelante tuvo oportunidades de sobra para  174 obtener un puesto universitario con todo el prestigio que ello acarreaba, pero prefirió quedarse en boticario y dedicarse más a la investigación. Como catedrático hubiera sido uno de tantos pero como boticario fue el mejor que conoció la humanidad.)

 En 1770 conoció al mineralogista sueco Bergman, quien le aleccionó y animó. Esta cita la arregló otro químico, Gahn, que era amigo, como también lo era otro excelente químico, Hjelm. (Suecia proporcionalmente a su población, pro­bablemente sea la nación del mundo que más químicos de primera fila haya producido en los dos últimos siglos.)

En el transcurso de su carrera como investigador, Scheele probablemente descubrió o ayudó a descubrir más número de sustancias y en mayor variedad que ningún otro químico en el mismo periodo de tiempo.

En el reino vegetal descubrió los ácidos tartárico, cítrico, benzoico, málico, oxálico y gálico; en el animal los ácidos láctico y uréico; y los ácidos arsénico y molibdénico en el reino mineral. Preparó e investigó tres gases muy venenosos, el fluoruro de hidrógeno, el sulfuro de hidrógeno y el cianuro de hidrógeno, evitando la muerte por sus efectos. (Incluso dió el sabor de cianuro, que muchos jurarían darlo solo después de muertos.)

Participó en el descubrimiento de los siguientes elementos: cloro, manganeso, bario, molibdeno, tungsteno, nitrógeno y oxígeno y a pesar de todo es sin duda el químico de peor suerte de la historia pues después de haber realizado una labor fenomenal en el descubrimiento de nuevos elementos no se le da crédito (indiscutible) de haber descubierto ninguno de ellos. En algunos casos, otros químicos independientemente hicieron el mismo descubrimiento poco tiempo antes y en otros Scheele no llegó a rematar el tra­bajo por completo y químicos como Hjelm, Gahn y D'Elhuyar [140d] realizaron el úl­timo paso y se apuntaron el triunfo. En el caso del cloro, Scheele lo preparó en la década 1770-1780, pero no reconoció que fuera un elemento. Creyó que era un compuesto de oxígeno. Fue Davy quien más de treinta años después reconoció el cloro como elemento, acreditándosele generalmente su descubrimiento.

El caso más trágico fue el del oxígeno, el cual desde el punto de vista químico fue el más importante de sus descubrimientos. Lo aisló en 1771 y 1772 calentando distintas sustancias que le dejaban en libertad con facilidad, entre ellas el óxido de mercurio, utilizado por Priestley un par de años más tarde. Esto representaba claramente un “primero” para Scheele, quien descubrió con todo detalle sus experimentos en un libro que, sin embargo, por negligencia del editor no se publicó hasta 1777. Por aquel año, Priestley ya había dado cuenta de su descubrimiento y es él quien se acredita el éxito del oxígeno.

Sin embargo, el arseniato de cobre, que Scheele estudió, se llama verde de scheele y también un mineral de tugstato cálcico se llama scheelita.

En la vida privada, Scheele también sufrió desgracias. Tuvo muy poca salud y sufrió enormemente  de reumatismo, que se agravó con sus largas horas de trabajo. Esquivó prácticamente todo trato social a favor de la ciencia, su única pasión y cuando decidió casarse ya estaba en el lecho de muerte. Murió con solo cuarenta y tres años y pudo hacer que su vida se acortara a causa de que siempre probaba los nuevos compuestos que preparaba. Sus síntomas finales recuerdan a los de un envenenamiento de mercurio.  

______________________________________________________________________________________


 

   
 
Pontificia Universidad Javeriana Cali I Departamento de Humanidades I Historia y Filosofia de la Ciencia - HFC
email: tcs@javerianacali.edu.co